Publicaciones etiquetadas ‘tecnología’

No se para el mundo

No se ha parado el mundo, funcionamos de forma diferente

¿Quién nos iba a decir a nosotros que nos encontraríamos mayoritariamente recluidos en casa, trabajando hasta la extenuación para cuidar a los enfermos, ideando iniciativas para cubrir las necesidades de los que tienen dificultades para salir de casa, promoviendo iniciativas de cánticos grupales, etc.? El COVID-19 nos ha llevado a todos a las escenas de una vida no imaginada hasta el momento.  ¡Ni la mejor serie de ficción nos haría sentirnos protagonistas de forma tan vívida!

Esta serie de no ficción tiene otros dos protagonistas, la tecnología y un viaje al pasado.

¿Imagináis esta coyuntura sin las múltiples posibilidades de comunicación que ofrece la tecnología? Somos una especie social y la interacción es una necesidad básica para nosotros. ¡Esto lo tenemos cubierto! Si bien es cierto, la brecha tecnológica está haciendo que una parte de nosotros esté teniendo un doble aislamiento, el físico y el tecnológico.  Tal vez, el acceso a la tecnología tras esta crisis nos haga catalogarla como necesidad básica para cualquier ciudadano.

Muchos de vosotros habréis leído el libro Sapiens de Harari. En él se describe una época anterior a la revolución agrícola, la que denomina revolución cognitiva, hace 70.000 años en la que los sapiens (nuestros abuelos más ancianitos) tuvieron que “hacer piña” porque físicamente eran mucho más vulnerables que las otras especies con las que compartían espacio. Esta revolución implicó nuevas formas de pensar y de comunicarnos por cambios en las conexiones cerebrales; un lenguaje de producción infinita donde surgió el “chismorreo” (importantísimo para conocer nuestro sistema social, por ejemplo, en quién se puede confiar y en quién no) y compartir información. Y una forma de pensamiento que nos permitió hacer ficción, crear mitos, o relatos como se ha popularizado el término; cuando un gran número de sapiens que no se conocen ente sí, comparten una idea pueden coopera con éxito y trabajar en equipo de forma organizada y colaborativa.

¿Nos suena esta última parte? Parece que el COVID-19 nos ha impulsado a muchos de nosotros a recordar que la colaboración y el alineamiento es nuestro diferencial como especie. Y que tenemos una capacidad adaptativa para cambiar de relato cuando es necesario, impresionante. Somos capaces de revisar rápidamente un comportamiento ante un entorno que cambia aceleradamente y transitar en cuestión de días, como nos ha ocurrido ahora, de un entorno competitivo a otro más colaborativo. La revolución cognitiva nos imprimió la huella de que un relato compartido nos hace más fuertes: #yomequedoencasa, #este virus lo paramos unidos, etc.

Tenemos muchos interrogantes por delante. Aquí va uno de ellos, ¿esta crisis nos llevará a poner en valor las alianzas para volver a poner a las personas y al planeta en el centro como promulga el ODS número 17? Tal vez, continuemos funcionando de forma diferente, como nos ha enseñado el COVID-19,  y cambiemos el relato   

 

 

 

Una educación más humanizada

Una educación más humanizada y menos robótica

La semana pasada en Dynamis tuvimos una jornada de formación interna sobre la que llevo reflexionando varios días. El tema en cuestión fue la Inteligencia Artificial.

La velocidad es uno de los rasgos característicos de nuestro mundo. Este ritmo está generando que dos épocas se entrecrucen y diferentes generaciones convivan en un mismo momento histórico. Me pregunto qué consecuencias puede tener esto en la estructura de una sociedad. El avance de la Inteligencia Artificial es una realidad y en pocos años lo será mucho más. ¿Cómo nos vamos a adaptar a este nuevo contexto digital? Desde mi punto de vista es fundamental que podamos entenderlo. La incomprensión, confunde y genera incongruencias.

Muchas son las noticias que dicen que las máquinas van a poner en peligro el empleo. Y es cierto que el trabajo especializado, repetitivo, y en el que se manejan datos pasará a estar en otras manos. Por ello, me parece clave el papel presente de los sistemas educativos. Pero, ¿cómo conseguir que la educación vaya al mismo ritmo que la tecnología? De la misma manera que hemos sido capaces de desarrollar máquinas inteligentes: trabajando en ello.

Contradictorio es que las bases de nuestro sistema educativo sean la repetición de ejercicios, la especialización o la memorización de datos. Estamos aprendiendo a hacer aquello que precisamente las máquinas ya pueden hacer por nosotros. Sin embargo, las máquinas nunca podrán superarnos en nuestras habilidades para cruzar cosas aparentemente diferentes, para ser creativos, empáticos o para adaptarse a escenarios impredecibles.

¿Por qué no estamos aprendiendo aquello que es propio del ser humano y nos diferencia de las máquinas? Es decir, habilidades como la inteligencia emocional, la innovación para tener la capacidad de resolver problemas que no hayan ocurrido antes, la creatividad para generar ideas nuevas, las habilidades interpersonales para poder complementarnos con personas que piensan diferente a nosotros o el pensamiento crítico, entre otras.

Desde mi punto de vista, el salto educativo llegará cuando la sociedad (civil y política) sea visionaria, y entienda que la formación que nos era válida en el pasado ya no lo es en el presente, y mucho menos en el futuro. En este sentido, quiero destacar la iniciativa de la Fundación Cotec, mi empleo mi futuro,  para sensibilizar  sobre la importancia de acompañar con iniciativas políticas la llegada de la cuarta revolución industrial. ´

 

 

Un estudio de clima más “amable” para las personas y más rentable para las organizaciones

El 25% de las personas que participan en un estudio de clima ven la acción como un ejercicio de cumplimentar casillas, el 20% abandona la encuesta si esta dura más de 7-8 minutos, el índice de respuesta se encuentra entre el 30-35%… La realización de un estudio de clima es casi una carrera de obstáculos. Si esta es la situación, ¿qué lleva a seguir haciéndolos?

Conocer la percepción del cliente interno sobre la diversidad de políticas y estrategias de la organización es una de las claves para conocer la satisfacción y actuar en línea con las necesidades. Los resultados del estudio permiten conocer el estado del equipo humano y no hacerlo, es obviar un ámbito relevante para explicar el desempeño de la organización en su conjunto. Si es valioso contar con esta información, ¿qué tal si probamos algo diferente?

El chatbot es un robot al que se accede desde una APP instalada en los dispositivos móviles y que permite lanzar a los usuarios preguntas predefinidas y recoger sus respuestas de forma instantánea. El chatbot es un nuevo soporte que sortea parte de los obstáculos antes mencionados. Para hacer un estudio de clima a través del chatbot, solo se necesita la programación del sistema y que los miembros del colectivo al que se quiera implicar en el estudio disponga de un teléfono móvil.

Una de las grandes ventajas de utilizar el chatbot es la preferencia actual de numerosos colectivos por los soportes tecnológicos que van con nosotros continuamente y que nos permiten ocupar los “tiempos muertos” en acciones que demandan atención con una dedicación de tiempo breve. El chatbot nos permite lanzar pocas preguntas en cada contacto, recoger las respuestas de forma instantánea y medir el clima “poco a poco”.

Otra de las objeciones a los estudios de clima es la baja percepción de su impacto; el 29% de los empleados las califican de inútiles. Esta percepción en parte se produce por el tiempo transcurrido desde el lanzamiento del estudio de clima, la recogida de respuestas y su análisis hasta la implantación de acciones consecuentes;  a veces pasa demasiado tiempo para percibir la conexión.  

El estudio de clima se puede “paquetizar” por ámbitos de sondeo en función de las prioridades e ir impulsando iniciativas progresivas, que pueden ser difundidas a través del chatbot. La conexión entre el sondeo y las posibles acciones de respuesta es mucho más evidente por su cercanía temporal.

Todas estas ventajas pueden ayudar a incrementar los índices de participación. El chatbot es una oportunidad para hacer más “amable” los estudios de clima, haciendo preguntas más amenas, de respuesta instantánea y breve, y acelerando la comunicación de soluciones explicando el porqué. ¿Y si utilizamos un soporte diferente…?

 

 

 

 

El futuro ya está aquí

Hace unos meses comenzamos a trabajar en un proyecto precioso con chatbots en el ámbito de los recursos humanos. Pensábamos no solo que podían ser una herramienta diferencial, sino que iban a permitir a nuestros clientes crear nuevos servicios innovadores, así como hacerles la vida más fácil con algunas tareas.

Ahora que quedan pocos días para lanzar el proyecto, no tenemos ninguna duda de que los chatbots son parte del presente y el futuro de los recursos humanos. Tanto que hemos decidido abrir una línea especifica en la empresa sobre este ámbito y potenciar la oferta que vamos a ofrecer desde KeyteamX en los próximos meses.

Después de esta experiencia, nos gustaría hacer un resumen de las ventajas de utilizar este tipo de tecnología (que como hemos comentado en otros posts, consiste en la automatización de una conversación a través de un chat en una aplicación de mensajería o página web).

Inmediatez

Vivimos en un mundo en el que prima lo instantáneo. Queremos todo para ya y nos hemos vuelto muy poco pacientes con los tiempos de espera. Los chatbots en aplicaciones de mensajería permiten a los clientes enviar mensajes a los móviles de sus usuarios en tiempo real y no solo eso, permiten que en esos móviles aparezca una notificación con el mensaje en cuestión (lo cual hace que las posibilidades de ser leído aumenten mucho más que por ejemplo, con un email).

Aplicaciones sí, pero de uso mayoritario

En los últimos años hemos visto crecer el boom de las aplicaciones para móviles. Hay millones de opciones pero también hay muchos estudios que dicen que realmente una persona acaba usando muy pocas aplicaciones en su móvil. Dentro de esas pocas apps que se usan en el día a día se encuentran las de mensajería: Whatsapp, Telegram, Facebook Messenger… Los usuarios no quieren llenar su móvil con nuevas aplicaciones si no les van a dar uso, pero si le ofreces muchos servicios extra en las apps que ya tienen y conocen perfectamente, la cosa cambia.

24/7/365

Los chatbots funcionan a todas horas, permitiéndole al usuario hacer preguntas o interactuar cuando quiera. ¿Cuánto costaría un servicio ininterrumpido de atención al cliente 24 horas al día, 7 días en semana para cada servicio que queramos ofertar?

Otra forma de dar y recibir información

Los bots conversacionales permiten recoger mucho feedback de los usuarios. Las respuestas quedan grabadas y pueden ser analizadas con machine learning para extraer datos globales. Además, se pueden crear encuestas de una manera más rápida, directa y cómoda para los usuarios.

Tono informal o ameno

Las conversaciones con chatbots permiten añadir emojis, gifs, fotos, videos, pdfs… A diferencia de los emails, las encuestas online o los típicos asistentes web, nuestros chatbots pueden ser personalizados como si fueran una persona. No es lo mismo interactuar con una herramienta graciosa o genuina, que con otra sobria y aburrida.

Control

Nuestra herramienta de creación de chatbots permite definir los objetivos de una conversación y la interacción completa con el usuario. De esta manera podemos manejar el qué, el cómo, el cuándo y el con quién.

Máximo rendimiento sin una línea de código.

En los últimos meses hemos trabajado duro en desarrollar plataformas que permitan a nuestros clientes crear sus propias conversaciones de manera gráfica, es decir, sin escribir ni una línea de código (porque se hace internamente de manera automática). Queremos que el usuario tenga el poder y solo nos llame para ocasiones especiales.

El futuro ya es el presente.

Varios estudios y textos afirman (como éste de la revista Business Insider o éste sobre un estudio de Oracle) que en el año 2020, el 80% de las empresas querrán o tendrán un chatbot de algún tipo.

Como vemos, la creación y uso de un chatbot puede ser muy beneficioso para nuestra empresa sea del ámbito que sea. En el siguiente post que escriba me centraré exclusivamente en el mundo de los recursos humanos y explicaré con ejemplos, en qué casos podemos utilizar un bot conversacional.

El chatbot, una metodología formativa más para cambiar paradigmas

Si hacemos una recopilación de los post y artículos referidos a los valores a incorporar en las empresas y organizaciones actualmente, es bastante frecuente encontrarse con alguna de estas tres palabras: innovación, ODS, emprendedor interno. ¿Qué está pasando? Parece que todos nos estamos alineando en la misma dirección.

Cada ciclo tiene sus modas y la gestión empresarial no escapa a este fenómeno. La moda no responde a una frívola iniciativa o a un ciego seguimiento, sencillamente es la respuesta encontrada ante nuevos desafíos. Desafíos que requieren una actuación rápida, en un momento donde la velocidad y la aceleración se han convertido en variables cotidianas, pero que no siempre cuentan con el rápido respaldo de las personas que lo tienen que llevar a cabo.

Pensemos por ejemplo en la palabra innovación. ¿En cuántas ocasiones un profesional cualquiera ha podido tener espacio para generar soluciones diferentes, cuestionar el statu quo, etc.? De forma bastante generalizada, si somos honestos, pocas. Las organizaciones durante muchos años hemos tendido a mantener y consolidar lo existente que a “pensar fuera de la caja”; la prudencia y el control eran factores adaptativos. Pero ahora, es una necesidad imperiosa que todos a una nos pongamos a innovar. ¿Por dónde empezamos? ¡Se hace difícil cambiar el rumbo! En esta misma línea, podríamos hablar de la actitud emprendedora o de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles impulsados por Naciones Unidas.

El reto de cambiar los paradigmas es ambicioso, y las áreas de gestión de personas se ponen en marcha para persuadir a los profesionales que es necesario incorporar nuevos valores, conocimientos y habilidades. Se requiere tiempo y trabajar con una perspectiva de largo plazo. Las estructuras y las mentalidades no cambian de la noche a la mañana, tendemos a recrearnos en lo que se nos ha premiado y huimos de aquello que fue sancionado. ¿Cómo cambiar la mentalidad?

Ante esta coyuntura, el chatbot es un gran aliado para generar pequeños impactos de forma sistemática que generen resultados a medio plazo. No es cuestión de hacer grandes eventos sino de conseguir que los nuevos valores vayan “calando” poco a poco en la estructura. El chatbot es una buena herramienta para ir impregnando “despacito pero sin pausa” a las organizaciones en las nuevas tendencias estratégicas. Si todos llevamos tecnología en el bolsillo, por qué no utilizar estos dispositivos para lanzar breves mensajes que animen a incorporar nuevas prácticas que cambien mentalidades.

El chatbot en poco tiempo se convertirá en una metodología habitual desde diferentes áreas de la organización para enviar buenas prácticas profesionales de aplicación inmediata.

¿Sabemos el talento que tenemos?

Si hiciéramos una búsqueda de la palabra talento o de su significado, nos abrumaría la cantidad de información existente sobre el tema en la actualidad. Pero si preguntamos a cualquier gerente o responsable de personas, ¿cómo es el talento que hay en tu organización? o,  ¿lo habéis medido? Posiblemente ya no encontraríamos tanta información. Sorprendente, ¿no?

No paramos de hablar de talento pero nos cuesta describirlo y saber dónde encontrarlo internamente.

Estas mismas preguntas nos las hicimos en Dynamis en el año 2016 en un programa de desarrollo para jóvenes talento. De esta forma, iniciamos uno esmerada investigación para descubrir qué identificaba el talento con el objetivo de concretarlo en actuaciones que nos ayudasen a identificarlo. La investigación nos llevó varios años entre paneles de expertos, entrevistas y observaciones “in situ”.

A nuestros descubrimientos, lo bautizamos con la expresión los impulsores del talento. En nuestro proceso de investigación descubrimos, que nos era más predictivo identificar el talento por los intereses o motivaciones que lo movilizan, que por las habilidades que lo describen. De esta forma, nos encontramos con 8 impulsores: curiosidad divergente, visibilidad, optimización del aprendizaje, reto constante, porosidad, energía positiva, identidad y generosidad.

Una vez cubierta esta etapa, abordamos el siguiente reto: construir un cuestionario on line para identificarlos. Nuestro producto Key Team X tiene diferentes herramientas on line para identificar colectivos utilizando unas variables determinadas previamente tanto de tipo demográfico (edad, formación, desempeño, etc.) como de competencias, nuestro propósito era enriquecerla con una evaluación del talento como variable de identificación y/o evaluación.

Terminamos 2018 con la herramienta construida y pilotada con diferentes colectivos. El Cuestionario de Impulsores de Key Team X, permite obtener datos grupales y personalizados de todos los impulsores. De esta forma, conseguimos saber qué tipo de impulsores son los más movilizadores en cada colectivo, si hay alguno con escaso impacto, etc. y tomar decisiones adaptadas a cada colectivo.

Es difícil gestionar el talento interno si lo desconocemos. La medición es el primer paso para no dar palos de ciego y ganar eficacia con los recursos destinados a su gestión.

Key Team X, la tecnología al servicio de la transferencia de la formación

Llevamos más de un lustro viendo cómo las acciones formativas son de una duración cada vez más breve y, buscando la mayor eficiencia formativa, se focalizan en las buenas prácticas que son importantes expandir en la organización. Esta necesidad de eficiencia responde a las dificultades para incorporar en agendas profesionales altamente sobrecargadas una formación continua que garantiza la empleabilidad presente y futura. En este sentido, se ha conseguido una aceleración muy significativa de la curva de aprendizaje en el aula. Pero, ¿qué sucede cuando las personas regresan a su puesto?

Se ha demostrado que cuanto más inmediata es la transferencia de lo aprendido en el aula a la realidad del día a día, más se incrementa la probabilidad de que el aprendizaje se consolide. En sentido inverso, cuando la aplicación se dilata se reduce significativamente la posibilidad de transferencia. Por este motivo, es también importante que desde las áreas de formación se apoye la inmediatez de la transferencia y no dejar ésta a la iniciativa estrictamente personal.

Key Team X, nuestro servicio tecnológico, utilizando breves mensajes a través de su chatbot, permite que las buenas prácticas aprendidas en la formación presencial encuentren su “espacio” entre las numerosas urgencias e impactos de cada jornada profesional, y de esta forma, logramos acelerar la transferencia en el puesto.

¿Qué es el chatbot? Es una herramienta tecnológica de fácil uso que permite realizar conversaciones muy ágiles y breves a través del teléfono móvil. Estas conversaciones suelen trasladar algún mensaje para invitar a realizar una buena práctica o solicitar algún tipo de información al receptor del mensaje.

El chatbot permite programar los mensajes y adaptarlos en contenido, duración y frecuencia. De esta forma, el colectivo de personas que han participado en la formación puede dar continuidad a ésta en su día a día pues los mensajes del chatbot hacen que éstos sigan presentes con la frecuencia que se estime. También, da la oportunidad a los responsables de la formación recoger información acerca de las oportunidades y/o dificultades encontradas en su implantación.

La logística es tan sencilla como recordar en las semanas posteriores a la formación, las ideas y prácticas trabajadas para que estas sean recordadas y permanezcan vigentes. El chatbot de Key Team X se convierte así en una estrategia formativa para dar continuidad a la formación en el día a día manteniendo vivos los mensajes formativos trabajados en el aula y animar a su puesta en práctica.    

Las tareas asociadas a la gestión del talento se pueden agilizar con tecnología. Llega KeyTeamX

En algunas ocasiones te habrá pasado, llegas a un sitio nuevo y te falta información o un apoyo que te ayude a empezar, quieres hacer una gestión y te pegas con una máquina que no reconoce bien tu voz o simplemente la persona de la que dependes está muy liada y tienes que mandar un e-mail para resolver una duda que en condiciones normales tardarías 3 minutos en resolver.

En esos momentos, desearíamos tener una varita mágica que nos solucionara el problema rápidamente, pero la mayoría de veces suspiramos e intentamos sacar adelante la situación como podemos.

Una de las cosas que teníamos claras al crear KeyteamX es que queríamos hacer la vida más fácil a las empresas y a los empleados. Para ello, escuchamos sus problemas, analizamos sus procesos y ponemos a su disposición todo nuestro conocimiento en recursos humanos y últimas tecnologías. Fruto de ese trabajo, nos hemos dado cuenta que hay multitud de pequeñas tareas en las empresas que podrían ser agilizadas con tecnología: por ejemplo con chatbots o inteligencia artificial.

El debate en los últimos tiempos, se está centrando en sí las maquinas llegarán para sustituir a las personas. Nosotros creemos que el verdadero potencial, el más valioso, es que las nuevas tecnologías permitan a los profesionales aprovechar el tiempo en las cosas importantes de verdad, quitándoles esas horas perdidas en tareas rutinarias, en fallos de comunicación o simplemente en burocracia, permitiéndoles nuevas formas de formarse o de mantenerse en contacto dentro de la empresa.

Tecnología pensada para ti: KeyTeamX

Si quieres más información, no dudes en contactarnos.

 

Key Team X, la tecnología acorta distancias en la gestión del talento

Ya no hay departamentos de RRHH, ahora lo llamamos departamento de equipos y talento, talento y cultura, área de gestión del talento… La palabra talento está de moda, y como casi todo lo que se pone de moda, es una realidad algo inflamada con una justificación real. En las empresas, ya no tenemos RRHH sino talento que gestionar. El cambio del término puede parecer frívolo pero es más significativo de lo que parece.

Cuando hablamos de talento, podemos hacer referencia a diversidad de talentos, incluso dentro de una misma empresa, cada colectivo profesional requiere su propio talento. Ahora, el gran reto es hacer una gestión muy adaptada a cada colectivo de talento sin morir en el intento. ¡Nada fácil!, cada colectivo requiere su propia dieta. Con este objetivo estamos implantando KeyTeamX en empresas.

Key Team X permite, utilizando la tecnología del chatbot, llevar a cada colectivo la información y la formación que es relevante para él, y realimentar el canal llevando a los gestores del colectivo información muy actualizada para su gestión.

¿Imagináis poder comunicar en un instante con todos los miembros de un colectivo de talento para proponer una buena práctica para la jornada, una breve píldora formativa, o lanzar una pregunta que recoja su opinión? Con un clic en el móvil has logrado un impacto en el colectivo; la brevedad y la adaptación son parte de su éxito. Key Team X se convierte en una “lluvia fina” que con una periodicidad sistematizada lleva y recoge información, y va sembrando en el colectivo poco a poco y de forma sostenible.

Key Team X se ha convertido en una solución muy apropiada para colectivos de talento dispersos geográficamente que tienen que estar comunicados entre sí, con poco tiempo disponible para hacer formación de forma tradicional y que son estratégicos para la empresa por lo que es  importante que se sientan cuidados y atendidos de forma continua.

Una vez más la tecnología permite acortar distancias y compartir información/formación con imputs adaptados, breves e instantáneos. Si quieres que un colectivo se sienta especial, atiéndelo de forma única.

Las relaciones comerciales del futuro pasan por los chatbots

El desarrollo de la inteligencia artificial está cada vez más presente en nuestro día a día y su importancia irá en aumento gracias al impulso que están aportando las grandes empresas tecnológicas.

Hoy profundizaremos en los chatbots y el impacto que pueden crear en el mundo profesional.  Pero para comenzar…¿Qué significa este concepto?:

La palabra chatbot se refiere a un software de inteligencia artificial diseñado para realizar una serie de tareas por su cuenta. Explicado de manera sencilla, es un robot capaz de simular una conversación con una persona, por lo que suelen estar presentes en las aplicaciones de mensajería. Se utilizan para reproducir interacciones poderosas con los usuarios, ayudar en procesos comerciales, actuar como asistente personal…

El primer chatbot fue desarrollado por el profesor del MIT Joseph Weizenbaum en 1966 pero no fue hasta el 2009 con la aplicación de mensajería WeChat cuando esta tecnología empezó a investigarse más a fondo. A través de su plataforma, la compañía asiática ha sido una de las empresas que más ha facilitado la creación de chatbots simples, permitiendo que los especialistas en marketing reduzcan el trabajo que realizan al interactuar con los clientes en línea.

Hay dos factores que explican el avance que se ha producido en los últimos meses en esta rama técnica:

Los chatbots desarrollados a partir de la década de los 60 se usaron como referencia y marco para los que siguieron. Por supuesto, la tecnología y su compresión han mejorado mucho con el tiempo.

Otro factor importante es el aumento de la mensajería móvil. El número de usuarios activos mensuales de las 4 principales aplicaciones de mensajería (Messenger, WhatsApp, WeChat y Viber), superó en 2015 al número de usuarios activos mensuales de las principales redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram y Google +).

Una de las grandes ventajas de los chatbots es que, a diferencia de las aplicaciones, no se descargan, no ocupan espacio en la memoria del teléfono y pueden recibir notificaciones. Otra gran ventaja es, que podemos tener integrados varios servicios en un mismo chat. De esta forma nos evitaríamos estar saltando de una aplicación a otra según lo que necesitemos en cada momento.

¿Qué ha provocado esto?

Experiencias de usuario más agradables e interacciones con los servicios de las compañías más rápidas y sencillas, por lo que es una herramienta con un potencial excepcional.

Uno de los aspectos que suelen causar confusión y que está siendo motivo de controversia es la inteligencia de los bots. Los sistemas IA aprenden de una serie de algoritmos y no tienen vida propia, por lo que son totalmente configurables y pueden fallar sin el conocimiento adecuado detrás de ellos.

Gartner predijo que el 85% de las relaciones entre los clientes y las empresas se gestionarán sin seres humanos en 2020. ¿Estás preparado para sacar partido a esta tecnología?